Palabras y hechos

Odio las palabras porque hacen soñar,
porque no cumplen lo prometido.
Odio todas la palabras
que hacen acordar,
porque roban al futuro
y dejan fijados
a un pasado de remordimiento.

Odio las palabras que me dijiste en la playa,
porque no fuiste tú la que hablaba:
el mar profundo,
el sol dominante,
la playa soleada,
las risas de los niños…
ellos hablaban.

Odio todas la palabras, excepto
las que no se dicen,
porque hacen hablar
a un corazón enamorado,
a un alma sincera,
a una mente inteligente.

La poesía del mundo,
el cariño de un perro,
una flor en el invierno,
un beso profundo;
el día después de la noche,
la vida después de la muerte…
ellos dejan hablar.

No quisiera que a las palabras
siguieran los hechos,
sino que al hecho cumplido
siguieran las palabras,
inútiles,
pero inocuas.

“Palabras”, de Andrea Mucciolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *