Pixel art con Gimp

Para sprites, un buen punto de partida es una imagen de 32×32 pixels.

Activar la rejilla, adaptada a pixel art (Imagen/Configurar rejilla/1×1 pixel)

Se puede aprovechar las capas de Gimp para hacer un «boceto a lápiz» en una capa y el «arte final» en otra.

Las herramientas básicas para dibujar son el lápiz, el borrador y la herramienta de relleno.

A la hora de colorear, casi siempre «menos es más». Ejemplo: la paleta de la NES.

Para dotar de profundidad al sprite hay varias estrategias. Una opción simple es usar sombras y brillos. Una técnica clásica para suavizar la transición entre luz y sombra es el «dithering» (tramas de píxeles):

Para practicar, resulta interesante basarse en clásicos del pixel art. En spriters-resource hay tilesets de Zelda: A link to the past

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.